LA HIPÓSTASIS DEL HÉROE

Siguiendo las referencias del psicoanalista Otto Rank, descubrimos en el núcleo de las subjetividades heroicas el drama de una enfermedad muy temprana que lo penetra todo. Lo que vuelve hacia sí a los héroes, carismáticos y profetas, es el recuerdo sufrido en silencio y, posteriormente, efectivo, de una total hipóstasis (“subsistencia incomunicable”). Antes de reflexión alguna, la vida se da en ellos como dolor total indistanciable. Al héroe no le duele en especial ninguna parte de su ser, sino todo. Ahí no hay situación que no sea desesperada. El motor de la formación del Yo heroico es la total autoexaltación desde el total hundimiento en el océano del desamparo. El héroe es el hombre que viene del mar de la desesperación y echa pie a tierra. Con él empieza la aventura de la civilización como colonización de la tierra firme del Yo, el morar y entronizar en el nuevo continente: propio arbitrio, poder, querer, saber. Por eso, los héroes son los pioneros psicológicos de la cultura; talan la jungla de la impotencia y la confusión. En retaguardia de los primeros héroes, fueron posibles hombres que, por vez primera, tenían la certeza de poder aprender, de manera rutinaria, lo que en su época es propio de las posibilidades humanas. Desde ese punto de vista, los héroes no son simplemente sujetos de fuerza con nombres sonoros; su Yo no es sólo un anexo de su energía. Mucho más que eso, los héroes con toda su fuerza no son otra cosa que héroes del ser-Yo, paladines de la autoexaltación del saber y de la conquista del propio nombre. Por eso es siempre protagonista la heroicidad mítica: porque su razón de ser es la primera lucha contra una primera derrota. Y sigue siendo, aun sofocada, mi lucha, tuya, suya, nuestra y vuestra. Es tan universal porque la experiencia de la desesperación en la hipóstasis impuesta afecta incomparablemente más que los casos de abandono, mortíferos y patentes, de lactantes a la intemperie hostil.

PETER SLOTERDIJK, Extrañamiento del mundo. Ed. Pre-Textos, 1998.

Published in: on diciembre 31, 2006 at 6:55 am  Dejar un comentario  

EL SALVADOR IDIOTA

Precisamente porque el mundo moderno está saturado del ruido de los mensajeros de los partidos de poder y del estruendo artístico del genio, que llaman la atención sobre sus obras y sistemas delirantes, la diferencia religiosa ya no puede señalarse convincentemente desde la figura del embajador (o enviado). El Dios presente no puede alcanzar a los mortales como enviado, sino sólo como idiota. El idiota es un ángel sin mensaje: un íntimo complementador, sin distancia, de todos los seres que casualmente encuentra. También su aparición es escénica, pero no porque personifique en el más acá un fulgor trascendente, sino porque, en medio de una sociedad de representantes de papeles y de estrategas del ego, él encarna una ingenuidad inesperada y una benevolencia que desarma. Aunque príncipe por estirpe, es un ser humano sin símbolo de estatus: pertenece, así, sin reservas, al mundo moderno, pues si la jerarquía pertenece al ángel, el rasgo igualitario pertenece al idiota. Se mueve entre los seres humanos de la alta y baja sociedad como un niño grande que nunca ha aprendido a calcular en su propio beneficio (…) el salvador es un don nadie a quien no respalda ningún alto mandante. Los presentes consideran sus manifestaciones como naderías infantiles, y su presencia, como un mero incidente no comprometedor. Dostoievski no deja duda alguna con respecto precisamente a este rasgo; de una de las figuras de su novela El príncipe idiota, Ganja, se dice: “No se azoraba lo más mínimo ante el príncipe, como si estuviera solo en la habitación, pues le consideraba lisa y llanamente como nada”. La presencia del príncipe Mishkin, no obstante, es una condición desencadenante de todos los acontecimientos que suceden en su cercanía; él cataliza de manera decisiva los caracteres y destinos de quienes se cruzan con él. Precisamente como no-enviado, soluciona con un método incomprendido el problema del acceso al interior de sus compañeros de juego. Ni sirenas ni ángeles, él es quien abre los oídos y centros de conmoción psíquica de sus compañeros de diálogo.

PETER SLOTERDIJK, Esferas I. Ed. Siruela, 2003.

Published in: on diciembre 9, 2006 at 6:32 am  Dejar un comentario  

EL ESTABLISHMENT EDUCATIVO

La reflexión de los sistemas funcionales sociales no es posible sin que exista una base en los roles sociales. El proceso de diferenciación de un sistema educativo en toda la sociedad y la institucionalización de los respectivos niveles de conciencia también tienen consecuencias considerables en el campo de los roles. Estas consecuencias conducen a la instauración y perpetuación de un establishment pedagógico. Este concepto ha de designar roles y sistemas de roles que se le atribuyen al sistema educativo, pero que no se ocupan directamente, sino sólo de una manera indirecta, de la enseñanza que se lleva a cabo en el campo técnico. Se trata predominantemente de roles para la formación de maestros con los que se asumen simultáneamente funciones de portavoz para intereses específicamente pedagógicos, así como de roles para la investigación pedagógica, y sobre todo referida a la enseñanza, en universidades o instituciones creadas para ese fin. Finalmente, se trata de los departamentos, áreas o secciones de la administración municipal o estatal encabezados por pedagogos, de los especialistas correspondientes en los partidos políticos y las organizaciones eclesiales, así como de los gremios profesionales o sindicatos específicos que representan pública y políticamente los intereses de los maestros en cuanto a remuneración, carrera profesional y reputación (…) Cabe señalar que la continuidad de los roles y la continuidad del establishment se garantizan independientemente de la enseñanza escolar misma (…) El proceso de diferenciación de un establishment generalmente conduce a que su relación con los que participan en la enseñanza se convierta en un problema. El lenguaje y los horizontes temporales divergen. El establishment vive, inaugura, desecha, reformula cambios que en alguna otra parte posiblemente nunca lleguen, o quizás sólo en calidad de interferencia. Mientras que en los niveles superiores se lucha por una revolución o se fracasa con las reformas, los maestros se las tienen que arreglar con libros de texto modificados, decretos nuevos y problemas disciplinarios. Si aumentan tales divergencias, podría surgir la impresión de que la música se toca para el público y no para los bailarines.

NIKLAS LUHMANN, El sistema educativo. Universidad Iberoamericana-Univ. de Guadalajara-ITESO, 1993.

Published in: on diciembre 2, 2006 at 7:10 am  Dejar un comentario  

AFORISMOS

-El tercero es siempre el corcho que impide que el diálogo entre dos se hunda en la profundidad: lo cual es, en determinadas circunstancias, una ventaja.
-Los poetas carecen de pudor con respecto a sus vivencias: las explotan.
-Es preciso haber visto dormida a una persona: de lo contrario se ignora cuál es su aspecto. El rostro de tu amigo, al que crees conocer, es tu rostro, reflejado en un espejo imperfecto y tosco.
-Alguien que piense con libertad recorre anticipadamente la evolución de generaciones enteras.
-La exigencia de ser amado es la máxima arrogancia.
-Cada pueblo tiene su tartufería propia y la denomina sus virtudes.
-Lo mejor que somos, eso no lo conocemos -no podemos conocerlo.
-Las mujeres que sienten un amor especial por sus hijos son casi siempre vanidosas y engreídas. Las que no le conceden mucha importancia tienen casi siempre razón, pero dan a entender que de semejante padre no cabía aguardar un hijo mejor: en ello se muestra su vanidad.
-Hasta que no nos hemos olvidado del médico y de la enfermedad no hemos sanado.
-Quien sienta que ejerce un gran influjo interno sobre otro habrá de dejarle completamente sueltas las riendas, más aún, ver a gusto e incluso provocar en él oposiciones ocasionales; de lo contrario se creará inevitablemente un enemigo.
-Hablar mucho de sí mismo es también un medio de ocultarse.
-Para mí Wagner lleva -demasiados diamantes falsos.
-El diablo mira con envidia a quien sufre mucho y lo expulsa al cielo.
-Quien alcanza su ideal, justo por ello va más allá de él.
-La crueldad es el remedio del orgullo ofendido.
-La juventud pone sus esperanzas en quien usa siempre expresiones demasiado enérgicas; el hombre adulto, en aquel cuyas palabras quedan siempre por detrás de sus acciones.
-Lo grande de los antiguos es su tendencia universal, sus ojos y su estima para todas las cosas, su escaso acento nacional (griegos y romanos).
-Cuando mejor mentimos es cuando la mentira concuerda con nuestro carácter.
-Casi todo político tiene tanta necesidad, en determinadas circunstancias, de un hombre honesto, que, cual si fuera un lobo hambriento, irrumpe en el redil; mas no para devorar el cordero robado, sino para ocultarse tras su lanoso lomo.

F. NIETZSCHE, Aforismos. Ed. Edhasa, 2002.

Published in: on diciembre 2, 2006 at 7:00 am  Dejar un comentario  

MATERNIDAD/MODERNIDAD

Una de las características esenciales de la sociotécnica es la reproducción de las producciones maternales en un medio no materno. La Modernidad consiste en que nosotros sustituimos la maternidad, en el sentido amplio de la expresión, por procedimientos técnicos. Éste es el sentido del movimiento matrifugal sobre la base de lo artificial. Se reemplaza a la madre, la biomecenas, por un sistema de mecenazgo de tipo artificial. Para comprender esto, ha de recordarse que los hombres son seres que dirigen sus exigencias a un medio ambiente orientado al mimo, un mecenazgo biológico que gracias a los otros y a una estructura de inmunidad es capaz de brindar rendimientos tanto biológicos como sociales. Estamos constituidos de tal manera que, en realidad, sólo podemos desarrollarnos en un sistema de mimos, pese a que no deja de ser una evidencia fundamental el hecho de que estos medios de mimo son un bien escaso. También la maternidad es un recurso escaso, al estar amenazada una y otra vez por el agotamiento, la impaciencia o las experiencias de carencia. Ella se mueve, también donde parece representar la misma plenitud, al borde de un abismo. Uno de los hechos más silenciados de las culturas es que casi todos los asesinatos de niños son cometidos por las madres. Esto explicaría por qué existe ese interés, de hondo calado antropológico, por reemplazar los mecenazgos primarios por los mecenazgos secundarios: madres por madres sustitutas, personas por dioses, máquinas y sistemas de solidaridad. Esto se puede comprender mejor si introducimos una hipótesis radical de carácter filosófico-religioso. Las culturas superiores gravitan sobre un agujero negro psicológico: el niño no bienvenido,descuidado, despreciado que sobrevive. Él es el destinatario real de la religión redentora y de su rebrote moderno: las filosofías de reconciliación y redención junto con su terapéutica correspondiente (…) El Dios de las religiones de redención fue el primer mecenas secundario (…) La Modernidad empieza con el conocimiento de que hasta a Dios se le puede reemplazar.

PETER SLOTERDIJK, El sol y la muerte. Ed. Siruela, 2004.

Published in: on diciembre 2, 2006 at 6:55 am  Dejar un comentario